domingo, 25 de marzo de 2018

INTERVENCIÓN CON REALIDAD VIRTUAL

El desarrollo de plataformas de realidad virtual es aún incipiente. No disponemos de sistemas plenamente adaptados a la intervención psicológica. No obstante, las posibilidades de aplicación futuras son inmensas y en la actualidad ya se pueden usar determinados medios que resultan enormemente útiles en la práctica clínica. El uso actual más habitual es el relacionado con la intervención en problemas de ansiedad, de carácter fóbico, incluso en adicciones. En combinación con sistemas de retroalimentación fisiológica, como el GSR, el EMG, la medición de la temperatura periférica o el EEG-BCI, permite hacer un seguimiento estricto de los progresos del paciente. Sin duda, en el futuro las posibilidades aumentarán, permitiendo al paciente una exposición sin límites en condiciones de máximo control


INTERVENCIÓN CON NEUROFEEDBACK


El desarrollo de tecnologías que se pueden comunicar con sistemas periféricos abre nuevas posibilidades de intervención en el ámbito de la psicología. Concretamente, a través de una interfaz BCI basada en un un EEG monopolar seco, hace mediciones de la actividad eléctrica en la región FP I del cerebro, que a través de algoritmos específicos puede generar tanto retroalimentación de dicha actividad hacia el paciente, como dar la posibilidad de que éste actúe con instrumentos periféricos tales como software de ordenador. Básicamente, en su uso en consulta, se trabajan tanto tareas de atención como de relajación. Resulta un instrumento atractivo tanto para adultos como para población infantil al trabajar mediante software tipo juegos, lo que supone una enorme ventaja de adherencia a la intervención


INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA CON GSR

Los problemas de ansiedad son uno de los principales problemas de salud y motivos de baja laboral. En la práctica clínica es habitual que el paciente deba aprender a controlar su propia activación nerviosa, como medio para hacer frente a diferentes situaciones. El entrenamiento en relajación es absolutamente necesario. El GSR es un instrumento de retroalimentación que permite al paciente, a través de señales acústicas o gráficas, identificar su propia activación y le da la posibilidad de modificarla a través del entrenamiento. Es un instrumento imprescindible en el entrenamiento de la desactivación o relajación del sistema nervioso